Experiencia de un padre

El padre de Hanna escribió esto a todas las familias después de pasar un día de observador en el Petit Molinet:

"Hoy ha sido uno de los días más felices que recuerdo. En gran parte por Hanna y el Petit Molinet. He tenido ocasión de ir de observador a nuestro querido proyecto de crianza. Han sido dos horas de mirar, observar, hacerme invisible. Ver cómo se relaciona mi hija... ver cómo Marisa y Myriam gestionan cada pequeño conflicto, cada pequeña caída, incluso el respeto con el que encaran algo a simple vista tan sencillo como un cambio de pañal o una limpiada de moquitos... Cómo se hacen escuchar con el cuerpo, con paciencia y ternura infinitas. Alucinar con la capacidad que ellas les han alimentado de gestionar sus propios conflictos ("te cambio un juguete, no te lo quito"). Hanna ha estado súper cómoda, a veces me miraba y alguna vez me ha hecho un mimito, pero los dos sabíamos que es su espacio y hemos vuelto a funcionar por simbiosis. Si pudiera repetiría las prácticas de magisterio y me sentaría cada día a mirar."


No hay comentarios:

Publicar un comentario